Fragiles hojitas movidas por el viento de los propios juicios

Azul zen